18/03/2015

Diseño inclusivo: Diseñar para daltónicos

Diseño inclusivo: Diseñar para daltónicos

Los problemas de visión, de diversos tipos y niveles de gravedad, son una realidad que afecta a gran parte de la población actual. O lo que es lo mismo, afecta a la forma en la que las audiencias para las que diseñamos perciben nuestros proyectos. Pero, ¿lo tenemos en cuenta al llevar a cabo nuestro trabajo?

¿Qué es el daltonismo?

 

El daltonismo es una de las deficiencias visuales a las que menos atención prestamos, seguramente por desconocimiento, a pesar de que afecta a un 8% de la población masculina y a un 1% de la población femenina mundial* en su tipología más frecuente.

Se trata de un problema genético que impide o dificulta a las personas que lo sufren distinguir ciertos colores. Este se debe al mal funcionamiento de las células capaces de captar el color y la luz denominadas conos.

Existen tres tipo de conos, encargados de percibir cada uno de los tres colores primarios –azul, verde y rojo–, y el mal funcionamiento de uno o varios de ellos da lugar a diferentes tipos de daltonismo. El más frecuente produce dificultades para establecer la diferencia entre el rojo y el verde. Menos habitual es la tipología que impide distinguir entre el azul y el amarillo. Y el más excepcional, que afecta a dos de los tres conos, provoca que todos los colores se perciban como distintas tonalidades de un mismo color.

Espectro de color según daltonismo

 

Qué puedo hacer como diseñador

 

Vivimos en un mundo que está adaptado a los problemas de visión y que basa sus criterios normativos en una visión correcta o incluso perfecta. No obstante, los diseñadores tenemos la capacidad de hacer el mundo más o menos accesible a las personas que lo habitan. Por esta razón, desde HOY ES EL DÍA creemos que cada proyecto debe estar pensado para favorecer y capacitar al mayor número de personas, y no sólo aquellos que se conciben como diseño inclusivo.

En el caso del daltonismo, softwares como Adobe Illustrator y Photoshop han puesto al alcance de los diseñadores una herramienta muy útil para facilitarnos esta tarea y acabar con las barreras cromáticas. Así, modificando con un sólo clic los ajustes de visualización del color, podemos ver nuestro proyecto tal y como lo percibiría una persona daltónica, de forma que podemos realizar los ajustes necesarios para mejorar el resultado.

La opción, que se encuentra en: Ver > Ajustes de prueba > Daltonismo, permite elegir entre Protanopia –tipo de daltonismo que afecta a aquellas personas con problemas de percepción del color rojo– o Deuteranopia –tipo de mutación que afecta a la visión del color verde– y no afecta al resultado final de nuestro trabajo, únicamente a su visualización a la hora de comprobar su nivel de accesibilidad.

 

Diseño optimizado para daltónicos

A. Diseño original  B. Visualización para un daltónico  C. Diseño optimizado

 

Más allá de esto, hay diversos ajustes que podemos llevar a cabo de forma regular para mejorar el nivel comunicativo de nuestro proyecto con personas de cualquier tipo de dificultad visual. Por ejemplo, debemos tener en cuenta siempre el nivel de contraste de nuestros diseños y el tamaño de las tipografías, intentando aumentarlo siempre que sea posible. Esto es muy importante en proyectos web, donde es recomendable permitir y facilitar el aumento y disminución del tamaño de las tipografías. También podemos ayudarnos de bordes para separar entre diferentes colores cuya percepción puede ser confusa o apoyarnos en el cambio de formas y no sólo de color. En el caso de las tipografías, puede ser útil un cambio de grosor o familia para hacer más patente la diferencia.

En definitiva, está en nuestras manos incorporar en nuestro día a día un modelo más responsable de validación de nuestros proyectos, atendiendo siempre que sea posible a un diseño accesible para todos.

 

*La variación entre hombres y mujeres se debe a que el daltonismo tiene carácter genético. En el caso más común, que afectan a los conos verde y rojo, los genes se encuentran en el cromosoma X y las mutaciones tienen carácter recesivo. Por este motivo, una mujer necesita tener sus dos cromosomas X con dicha mutación para presentar daltonismo, mientras que un hombre, al tener sólo un cromosoma X, será daltónico siempre que éste tenga la mutación.

Comparte para que llegue a más gente

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *