21/06/2016

Greenwashing. Cuando el diseño verde no es diseño sostenible

Greenwashsing. Cuando el diseño verde no es diseño sostenible

Actualizado Mayo 2020

El Greenwashing es fundamentalmente una reacción de las marcas poco éticas al cambio de situación al que se han visto obligadas a enfrentarse donde usuarios y consumidores exigen que las marcas se comprometan con el planeta y con la sociedad.

La sostenibilidad está cada vez más presente entre las inquietudes de las personas y la sociedad ha comenzado a elegir con mayor frecuencia a aquellas marcas que se demuestran responsables, transparentes y sinceras. Como respuesta, también son muchas las marcas que han comprendido su capacidad de generar impacto positivo y se han puesto manos a la obra para hacer frente a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la agenda 2030 como forma de aportar de forma responsable al desarrollo social, económico y medioambiental.


El 73% de los consumidores evitan o prefieren comprar ciertos productos por motivos ético o de sostenibilidad.

El 62% siente que sus decisiones de consumo son una herramienta muy potente para cambiar el mundo

Estudio «Otro consumo para un futuro mejor« realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), en colaboración con NESI Global Forum (Foro de Nueva Economía e Innovación Social)


Las marcas se esfuerzan por demostrar que son responsables y conscientes. De hecho, los beneficios de introducir la sostenibilidad dentro de la gestión empresarial son cada vez más conocidos y reconocidos por pequeñas y grandes marcas. Muchas de ellas, de hecho, se encuentran realmente concienciadas con su impacto social, económico y medioambiental y apuestan de forma clara por actuar en consecuencia y ayudar a la constitución de un mundo cada vez más sostenible y mejor para todos.

Sin embargo, no siempre es verde todo lo que reluce. Los beneficios de la sostenibilidad y la conciencia medioambiental resultan muy atractivos para ciertas empresas que creen haber encontrado aquí la mejor estrategia para garantizarse el éxito. Lo verde vende, y no están dispuestas a no aprovecharlo aunque sus valores no estén alineados lo más mínimo con estas cuestiones.

Tanto es así que incluso las etiquetas «ecológico», «biológico» u «orgánico», así como sus derivados y abreviaturas habituales («bio», «eco», etc.), tuvieron que ser protegidas legalmente para que no sean utilizadas de forma fraudulenta en productos alimenticios que no cumplan con la legislación europea (Con la aprobación del Reglamento (CE) número 392/2004 del Consejo, de 24 de febrero de 2004, que modificó el Reglamento (CEE) número 2092/91). Un intento de manipulación al consumidor que dio lugar a marcas que muchos todavía recordaréis como Bio de Danone, Biotrina, Biosolan, Biofrutas… y que tuvieron que modificar sus nombres para ajustarse a la nueva ley al no tener nada de “bio”.

Greenwashing. Ejemplos de marcas que tuvieron que cambiar su nombre por utilizar la etiqueta BIO

¿Qué es entonces el Greenwashing?

Tal y como lo define Greenpeace, el greenwashing es “el uso cínico de temas medioambientales para encubrir una mala conducta corporativa”. Un término que fue acuñado ya en 1990 en EEUU y que sigue estando enormemente vigente. Tal y como los expertos afirman, si desde entonces las empresas hubiesen dedicado tanto tiempo a mejorar sus prácticas empresariales como le han dedicado a parecer verdes, hubiesen conseguido sin duda una verdadera revolución.

Greenwashing. Ejemplo de marcas que han cambiado al verde por motivos comerciales

Formas de Greenwashing o de utilizar lo verde con fines comerciales

  • Esconder tras el marketing unas formas de hacer directamente dañinas contra el medioambiente o la sociedad en general.
  • Anunciar cambios empresariales como un logro realizado de forma voluntaria cuando en realidad la empresa se ha visto forzada por la legislación o por decisiones judiciales a mejorar sus procesos.
  • Anunciar con descarada exageración pequeños cambios en los procesos empresariales, aún aplicados de forma voluntaria, para conseguir rédito comercial.

“El ciudadano medio cada vez encuentra más difícil diferenciar entre las empresas que tienen un compromiso real con el medio ambiente y aquellas que utilizan una cortina verde para ocultar conductas oscuras” Greenpeace


El problema fundamental ante el que nos encontramos, y por el que cuesta tanto acabar con la práctica del greenwashing, es la enorme dificultad que tenemos como consumidores para diferenciar entre el compromiso real o fingido de una empresa. No obstante, nos encontramos en un contexto social donde la transparencia es fundamental. Donde el consumidor no solo exige, sino que verifica.

Internet se ha convertido en el mejor aliado para estar informado e investigar y monitorizar las acciones de las empresas de forma que les sea cada vez más difícil engañarnos con técnicas como el greenwashing o de cualquier otro modo. La honestidad es uno de los valores más apreciados actualmente por los consumidores.

Y no debemos olvidar que nadie somos 100% SOSTENIBLES, esto es prácticamente imposible. Pero sí somos muchos, cada vez más, los que estamos buscando caminos para avanzar por la vía correcta y mejorar día a día nuestros procesos para reducir nuestro impacto negativo y generar cambios positivos para la sociedad.

Si tú también quieres que tu marca cree un impacto positivo REAL en la sociedad, ponte en contacto con nosotras y te ayudaremos a conseguirlo.

Comparte para que llegue a más gente

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *