11/03/2021

5 estrategias de diseño para ser una marca feminista todo el año

Ya ha pasado el #8M ¿y ahora qué?

Son muchas las marcas que se lanzan a conmemorar el Día Internacional de la Mujer con la mejor de las intenciones. Saben que es un día importante, que la igualdad es necesaria y quieren aportar su granito de arena. Sabemos que muchas de ellas lo hacen de corazón, sin pensar en el greenwashing. Pero al pasar este día se quedan sin estrategias de diseño para ser una marca feminista durante todo el año. Por esto hoy hemos decidido mostrar 5 consejos sencillos para que tu marca pueda trabajar por la igualdad entre hombres y mujeres más allá de un día concreto. 

5 estrategias de diseño para ser una marca feminista todo el año

1. Revisa todo lo que haces desde la perspectiva de género

En primer lugar, revisa tu estrategia de marca y tus valores. ¿Está la igualdad presente en tu plataforma de marca? Recuerda que esta plataforma es un filtro por el que debe pasar todo lo que haces a nivel interno o externo como marca, así que si no quieres que la igualdad quede como algo anecdótico, inclúyela para que esté presente a la hora de tomar decisiones. (Si tienes un proyecto pero no tienes una estrategia de marca clara, podemos ayudarte a crearla. Contacta con nosotras y nos tomamos un café virtual sin compromiso).

Una vez revisada tu estrategia, es hora de repasar todos aquellos recursos de diseño que utilizas y que te representan, desde los textos que utilizas en los emails, en tus folletos o en la web hasta las fotografías o los colores de tu catálogo, tus publicaciones en redes sociales o la decoración de tu tienda. Explora todo aquello que sale de tu marca con perspectiva de género y pregúntate si hay algo que se podría mejorar. A continuación te dejamos algunas claves a tener en cuenta para trabajar el diseño y ser una marca feminista.

2. Diseña libre de estereotipos machistas

Quienes nos dedicamos a la estrategia de marca y el diseño sabemos la responsabilidad que tenemos a la hora de construir el imaginario colectivo. Cada decisión que tomamos influye en la forma en la que se muestra el mundo y la manera en la que las personas lo ven. De este modo, podemos mostrar la sociedad tal y como es, sin cuestionarla, o podemos asumir nuestra posición privilegiada para exponer la sociedad tal y como queremos que sea. Y por supuesto, las marcas tienen el poder de reclamar al equipo de diseño que asuma esta postura responsable y le ayude a visibilizar su visión del mundo.

Así, si nuestra visión es una sociedad feminista, donde la igualdad entre hombres y mujeres es real, podemos empezar por mostrarla así en nuestra comunicación y nuestros diseños, evitando estereotipos machistas sobre la familia, sobre los ideales de belleza, sobre la feminidad, …, incluso sobre la estética de lo que se considera masculino y femenino. 

Puedes hacerte preguntas como ¿cuántas mujeres aparecen en mi comunicación?, ¿y hombres?, ¿qué papel desempeñan?, ¿qué rol están evidenciando?, ¿cómo son estas mujeres?, ¿y los hombres?, ¿por qué he elegido esta tipografía?, ¿y este color?, ¿qué idea quiero transmitir con estas decisiones?, ¿estoy reforzando algún estereotipo machista con lo que estoy haciendo?

3. Exprésate en lenguaje inclusivo

Los debates sobre si el lenguaje es o no machista es bien conocido y no entraremos en su corrección académica. Desde nuestro punto de vista, al igual que ocurre con el imaginario colectivo que hablábamos anteriormente, el lenguaje tiene un gran poder y nos presenta dos opciones: o ser un reflejo de la sociedad tal y como es (machista) o convertirse en una herramienta para el cambio que ayude a crear una sociedad igualitaria (feminista). Así, al igual que la parte visual de nuestra marca puede mostrarnos una sociedad libre de estereotipos, el lenguaje inclusivo puede ayudar a evitar la discriminación implícita de la mujer en los textos de nuestra marca.

Si eres una marca responsable que quiere introducir el feminismo en todo lo que hace parece evidente optar por la segunda opción y utilizar el lenguaje para acelerar el cambio y mostrar un mundo más justo e igualitario. Pero para ello no hace falta caer en la falta de corrección ortográfica, si es esto lo que te preocupa, sino que podemos repensar la forma en la que nos expresamos para que nuestro lenguaje sea inclusivo sin tener que utilizar incorrecciones como el tod@s, todxs, o una infinidad de desdobles que pueden provocar que nuestros textos sean difíciles de leer y comprender. (Si necesitas un toolkit verbal para tu marca (guía de uso de tu identidad verbal), ponte en contacto con nosotras).

4. Utiliza recursos de mujeres

Fotografías, ilustraciones, tipografías, traducciones, empresas proveedoras… ya sean recursos que utilices para tus diseños o personas con las que cuentes para abordarlos, piensa si puedes poner en valor el trabajo de una mujer y cítala. Visibiliza que esa fotografía tan maravillosa de tu producto la ha realizado tal fotógrafa, o que la tipografía corporativa de tu web es obra de tal tipógrafa, o que esa imagen que has conseguido a través de un recurso gratuito ha sido elaborada por tal ilustradora, diseñadora, fotógrafa… Y ten en cuenta esto a la hora de tomar decisiones. No quiere decir que todo deba estar hecho por mujeres (o sí) pero plantéate si cuentas con ellas a la hora de elegir.

Tipógrafas y fuentes realizadas por mujeres
Ver proyecto «Calendario ODS» realizado con 12 tipografías diseñadas por mujeres

5. Planta cara al machismo. Comunica tu feminismo

Para ser una marca feminista hay que implicarse activamente con el cambio. Así, por un lado, hay que rechazar el machismo a tu alrededor a través de todas las decisiones que tomes: elección de empresas proveedoras, selección de profesionales, definición de tu calendario editorial, alianzas, patrocinios, etc. Analiza todas estas acciones y evita apoyar a personas, acciones o instituciones que no integren valores feministas.

Por otro lado, puedes comunicar todo aquello que haces para avanzar hacia la igualdad (como los consejos que estamos viendo) y explicar por qué lo haces, animando de esta forma a otras marcas a comprometerse también. 

Pero no comuniques solo todo aquello que está bien, sino también dónde te equivocas, dónde sabes que puedes mejorar y cómo esperas conseguirlo. Esto no va de ser una marca perfecta, sino de estar en el camino correcto e inspirar el cambio hacia una sociedad más justa e igualitaria.

Esperamos que estas 5 estrategias de diseño para ser una marca feminista te ayuden a integrar la igualdad dentro de tu metodología de trabajo de marca. Sabemos que aunque pueda parecer algo sencillo, una vez en el día a día puede resultar fácil que muchas pequeñas cosas se nos escapen y que nuestras buenas intenciones caigan en la lista de prioridades. Por este motivo, os animamos a realizar pequeños cambios, poco a poco, pero marcando un camino claro e inspirador, que os ayude a querer seguir avanzando.

Suscríbete a nuestra newsletter

Comparte para que llegue a más gente

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *