El PLA (ácido poliláctico o poliácido láctico) es un biomaterial perteneciente a los poliésteres procedente de fuentes naturales renovables como el almidón de maíz, yuca o mandioca, o de caña de azúcar. Para hacer 1 kg de PLA, se necesitan 2.65 kg de maíz. (Fuente)

El uso del PLA está ampliamente extendido, y algunos de los materiales que aparecen en este recopilatorio de materiales sostenibles lo incluyen en mayor o menor medida entre sus ingredientes base. 

Por sí solo, también constituye un material ampliamente utilizado en sectores como el de los envases, la medicina o la impresión 3D.

¿Es el PLA biodegradable?

Aunque este material se pueda degradar en agua y óxido de carbono, las condiciones para que esto ocurra son tan extremas (como temperaturas del orden de 55-70 °C y ciertas condiciones de humedad y presencia de microorganismos) que solo pueden conseguirse a través de un proceso industrial controlado.

Por este motivo, aunque técnicamente es biodegradable, no es compostable. Es decir, no se biodegrada de forma rápida y natural si lo arrojamos a la naturaleza o a un sistema de compost casero. De hecho, al aire libre tardará unos 80 años en descomponerse, aumentando la contaminación y la generación de micro-plásticos durante el proceso.

Además, la biodegradación de estos bioplásticos supone un problema mayor al no haber plantas de compost adecuadas para su tratamiento. “Un informe de resultados de una encuesta de German Environmental Aid (DUH) con casi 1000 plantas de compostaje para residuos biológicos y residuos verdes, encontró que el 95% de estas plantas de compostaje no pueden compostar los bioplásticos de acuerdo con los estándares. El 80% de estas plantas de compostaje, que compostan los residuos orgánicos, consideran que el bioplástico es una impureza.” (Fuente)

¿El PLA se puede reciclar?

Sí, el PLA se puede reciclar. Sin embargo, a día de hoy no existe un sistema de recolección exclusivo de PLA y este se mezcla en el sistema de recogida de residuos con otros plásticos de procedencia fósil, siendo luego muy difícil su diferenciación, separación y óptimo reciclaje.

¿Por qué su uso está tan extendido?

El desarrollo del PLA comenzó sobre 1932, por lo que está muy avanzado y es el bioplástico con mayor madurez en el mercado, desde su introducción en 2003 (Fuente) por lo que se ha convertido en un polímero muy competitivo.

 Además, a pesar de los inconvenientes que posee este material, como la generación de micro-plásticos por su degradación parcial en condiciones inadecuadas y los residuos sólidos derivados de su no reciclado, o la necesidad de utilizar cultivos que podrían dedicarse a la industria alimentaria, su procedencia vegetal renovable lo convierte en una alternativa mejor a la extracción de más recursos fósiles no renovables y altamente contaminantes, en aquellos casos en los que no exista otra opción más óptima.

Como siempre defendemos desde Hoy es el día, la reducción de materiales en nuestros proyectos de diseño será siempre la primera alternativa, así como utilizar materiales existentes a través de procesos de reciclado cuando sea inevitable el empleo de materiales. Sin embargo, sabemos que las condiciones de cada proyecto son únicas, y materiales como el PLA pueden ser una alternativa adecuada una vez descartadas las anteriores o según las características concretas del proyecto.

¿Quieres compartir?
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Desde Hoy es el día trabajamos para crear impacto social positivo a través del diseño y la estrategia de marca. Si tú también quieres que tu marca lo haga, ponte en contacto con nosotras y te ayudaremos a conseguirlo.