10/06/2021

¿Puede el diseño evitar asesinatos machistas?

¿Puede el diseño evitar asesinatos machistas?

Las pequeñas Anna y Olivia han sido asesinadas por su padre, con la complicidad de toda la sociedad. En pleno siglo XXI, hace solo seis y dos años, nacieron todavía en el seno de una sociedad machista, caldo de cultivo de la violencia de género, donde asumir responsabilidades sigue siendo algo que nadie quiere hacer. Y el diseño, como disciplina capaz de resolver problemas, tampoco ha asumido la suya. 

Esta profesión que me apasiona tiene como misión encontrar soluciones a problemas, y está claro que la violencia machista lo es. Además, como elemento comunicador, tiene el poder de definir el imaginario colectivo. Es decir, es capaz de dibujar cómo las personas entendemos la sociedad en la que vivimos a través de lo que mostramos y decimos con nuestro trabajo. Cada imagen y cada texto que decidimos tiene impacto en todas las personas a las que alcanza. De este modo, podemos seguir representando una sociedad machista a través de los estereotipos y las ideas que la mantienen, o por el contrario, podemos ser parte de la solución a este problema generando un nuevo imaginario social feminista, donde la violencia machista, en ninguna de sus manifestaciones, tenga cabida.

No es un reto fácil. Los profesionales que formamos este sector hemos crecido también en esta sociedad patriarcal y hemos asumido ideas machistas de forma natural. Por eso ahora tenemos la responsabilidad de deconstruir nuestro propio imaginario y empezar a diseñar todo lo que hacemos con perspectiva de género. Ya que, como decimos a menudo, todo es diseño.

La violencia machista en la publicidad. 2013.

¿Cómo representamos a la mujer y al hombre? ¿Y a los niños y niñas? ¿Les estamos dando diferentes roles? ¿Por qué? ¿Tenemos en cuenta las especificidades femeninas cuando diseñamos objetos o las características del hombre siguen siendo la norma? ¿Cómo diseñamos los espacios? ¿Qué mensaje estamos transmitiendo con ese cartel, ese folleto o esa publicación en redes sociales?

Desde que nacemos se nos diferencia por la forma de vestir, los colores que usamos o decoran nuestras habitaciones, o incluso se nos marca de forma tribal a través de los pendientes para que quede claro si eres niño o niña, dando a entender desde el primer momento que esa diferencia es de vital importancia. Uniformes con pantalón para ellos y con falda para ellas (lo que determina su papel en el recreo, por ejemplo). Mensajes de valentía y aventura para ellos, de princesas y belleza para ellas. Juguetes de acción y violencia para ellos, y de cuidados para ella. Todo esto antes de cumplir los 5 años.

Podemos evitar muertes como las de Olivia y Anna y las más de 1.000 asesinadas en España desde que hay registros de asesinatos por violencia de género. Profesionales del diseño, el marketing, la comunicación, la enseñanza, la estética, la medicina… marcas, instituciones, personas… todos y todas tenemos nuestra parte de responsabilidad. Así que os animo a preguntaros: ¿ayudo a evitar la violencia machista de forma activa o miro para otro lado con la esperanza de que sean los demás quienes lo solucionen?

Si desde el diseño nos ponemos manos a la obra y empezamos a aplicar de forma generalizada el diseño con perspectiva de género, encontraremos soluciones creativas que sumen esfuerzos para acabar con esta lacra. Sino, seguiremos siendo cómplices pasivos de un problema social que reclama solución. 


Suscríbete a nuestra newsletter

Comparte para que llegue a más gente

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

2 respuestas

  1. La respuesta a la pregunta es «no». Las causas que provocan 50 muertes al año de media en un país de 46 millones de personas no son evitables diseñando juguetes de colores neutros. Las causas de esa violencia son muy diversas, y dudo mucho que en la sociedad más ideal consigamos un nivel 0 de muertes violentas. Respecto a educar mediante el diseño y evitar comportamientos machistas más comunes, estoy completamente de acuerdo en que debemos trabajar con esa perspectiva educativa, si caer en la propaganda.

    1. Gracias por tu respuesta Guille. Sin entrar en cifras, que no es la discusión que aquí nos ocupa, esta reflexión es una invitación a ser conscientes del valor de nuestro trabajo y asumir la responsabilidad (grande o pequeña) que nos toca, sin que nos desaliente la imposibilidad de llegar a la perfección. La violencia machista se manifiesta de muchas formas, y estoy segura de que el diseño tiene mucho que aportar para disminuir sus efectos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *