Sostenibilidad económica. La gran olvidada del diseño sostenible - Hoy es el Día
Estudio de diseño gráfico sostenible en Alicante. Especialistas en creación de marca e identidad corporativa, packaging y diseño web desde una perspectiva ética.
diseño gráfico, Alicante, sostenible, identidad corporativa, logotipo, web, marca, branding, packaging
23264
post-template-default,single,single-post,postid-23264,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-4.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.5,vc_responsive
Sostenibilidad económica. La gran olvidada del diseño sostenible

Sostenibilidad económica. La gran olvidada del diseño sostenible

Si bien hemos hablado ya en numerosas ocasiones de los tres pilares fundamentales que conforman el diseño sostenible, sigue siendo habitual encontrar ejemplos donde se centran exclusivamente en el impacto ecológico del diseño, dejando en un segundo plano el impacto social (aunque cada vez existen más casos de empresas y diseño socialmente responsable) y sobre todo, la sostenibilidad económica. Pero ¿qué es importante tener en cuenta a nivel económico cuando trabajamos un proyecto de diseño desde una perspectiva sostenible?

Sostenibilidad económica: hay productos que tienen que valer más

 

El diseño sostenible debe atender firmemente el ciclo de vida de todo aquello que trabaja. Así, alargarlo o conseguir que nunca finalice es el gran reto de los diseñadores que trabajamos en ello. Por este motivo, el diseño sostenible suele ser sinónimo de calidad y perdurabilidad, por lo que se trata de una inversión a largo plazo cuyo coste nunca podrá compararse con las versiones low cost de sus similares.

Por ejemplo, nunca podrá costar los mismo una camiseta confeccionada por personas trabajadoras con condiciones y salarios dignos, con materiales de primera calidad obtenidos a través de empresas de comercio justo, que una prenda confeccionada con materiales de baja calidad en países subdesarrollados, en pésimas condiciones para las personas trabajadoras o incluso atentando contra los derechos humanos.

O por ejemplo, nunca podrá costar los mismo un zumo natural fabricado a pequeña escala, con producto de temporada y de cercanía, cultivado sin químicos y madurado de forma natural, que un zumo fabricado a gran escala con zumo de fruta procedente de concentrado y repleto de conservantes para alargar su vida de forma artificial.

 

Sostenibilidad económica: hay productos que tiene que costar menos

 

Si bien debemos valorar la calidad intrínseca de los productos sostenibles, también debemos entender que el acceso universal a los mismos forma parte esencial del diseño sostenible desde su perspectiva social, y que este aspecto se convierte en muchos casos en la única forma de obtener un impacto significativo y real. Así, un magnifico producto que podría generar un impacto positivo en la sociedad puede convertirse en inútil si su precio lo convierte en inaccesible.

Un ejemplo ilustrador es el modelo W+W de Roca. Se trata de un inodoro y lavado integrados de forma que el agua empleada en el lavabo se aprovecha posteriormente en el inodoro, ¿no es fantástico? Ellos mismos lo definen como un avance sostenible, ya que está pensado para ahorrar tanto agua como espacio, y finalizan sus descripción con la frase “Tecnología innovadora totalmente sostenible”.

Pero ¿es realmente sostenible un lavabo/inodoro con un precio de 3766,73€*? Evidentemente NO. Se trata de un ejemplo más de un producto que no es accesible para el público en general, lo que lo convierte en un lujo para las élites, reduciendo su impacto positivo en mera teoría y greenwashing. No debemos olvidar que el diseño es creatividad, y esta debe estar al servicio de los tres pilares del diseño sostenible, ¡también del aspecto económico! Por lo que nuestra responsabilidad es buscar soluciones que mejoren nuestro impacto al menor precio posible.

Diseño sostenible. Sostenibilidad económica. El precio tiene que ser accesible

 

Sostenibilidad económica: hay productos que pueden valer menos

 

Por último, el diseño sostenible trabaja especialmente el aprovechamiento de los recursos, ya sea reduciendo, reciclando o eliminando algunos de ellos. Este hecho, en muchos casos, puede derivar en un ahorro que compense la inversión para crear productos de calidad y perdurables a través de metodologías sostenibles y respetuosas.

En Hoy es el día, por ejemplo, trabajamos cada proyecto de diseño gráfico analizando la necesidad real de cada soporte, su tamaño, sus tintas… ¿Necesita este cliente imprimir su catálogo o por el contrario su audiencia está en internet? ¿Podemos reducir el número de páginas de este dossier modificando algún elemento de diseño? ¿Podemos aprovechar mejor el papel si modificamos el formato de este folleto? ¿Podemos transmitir el mismo mensaje utilizando menos tinta? ¿Puedo ensamblar este packaging de forma que sus elementos puedan reutilizarse?… Cuestionamientos, que al final, pueden suponer un ahorro en recursos también económicos.

En definitiva, el diseño sostenible debe aportar siempre SOLUCIONES que supongan el menor impacto negativo posible y el mayor impacto positivo para nuestra sociedad, y para ello el aspecto económico es fundamental.


*Precio con IVA en la página www.roca.es a día 4/9/2917.

Mari Carmen Estevan

hola@hoyeseldia.es

Licenciada en Bellas Artes y Digital Media. Diseñadora gráfica e investigadora. Responsable y fundadora de HOY ES EL DÍA.

No Comments

Post a Comment